jueves, 27 de agosto de 2009

Últimas medidas del Gobierno y Diego F

Tras las elecciones del 28 de junio en varios medios, e incluso en varios blogs se dió la imagen de un gobierno golpeado, ya casi sin resto para hacer grandes cosas para lo que quedaba de mandato. Muchos lo catalogaron como el fin de una etapa. Sin embargo, desde ése día hasta hoy el Gobierno ha llevado a cabo medidas claves, es decir, se ha dedicado a HACER política:

- Prorrogó las facultades para que el Ejecutivo establezca las retenciones

- Le permitió a los argentinos volver a ver el fútbol en sus hogares a través de la televisión pública

- El fallo de la Corte despenalizó la tenencia de marihuana para consumo personal

- Eligió la norma japonesa de tv digital

- Lanzó la Ley de serivicios audiovisuales

Ojo, que con la Ley audiovisual en camino el Grupo Clarín no se quedará de brazos cruzados. No me sorprendería ver que sus medios anden fogoneando a los ruralistas en lo que sera oooooooootro paro más.


En fin, uds dirán ¿y qué tiene que ver Diego F en todo esto?
Copio y pego un análisis escrito justito después de las elecciones de Diego F. (Mundo Perverso). El título es "La derrota como fuente de legitimidad". La negrita es mía:

Ya está, ya pasó la efervecencia electoral y ahora con los resultados en limpio podemos hablar de lo que se viene. Perdió el kirchnerismo y esto deprimió masivamente a la blogósfera ya que esta derrota tuvo como contracara a un espacio ganador que es el neomenemismo, una relegitimación del neoliberalismo que andaba bastante rezagado.

Podríamos hablar horas de lo que este gobierno hizo mal. Podríamos hablar del manejo de la 125, de la intervención del Indec, de la falta de explicación de las propuestas para estos próximos años, del cerrarse exclusivamente en el PJ, de las listas testimoniales con candidaturas como la de Scioli que más que testimonial era optativa dado que ni siquiera a último momento definió si asumiría o no. Podríamos hablar de muchas otras cosas pero de eso veremos millones de análisis por toda la red.

También podríamos hablar de lo que hizo bien el neomenemismo: ellos mantuvieron a rajatabla -e incluso exacerbaron- la estrategia yogurezca de no decir nada y presentarse como simples productos incoloros, insípidos y con cero calorías. Podríamos decir que la combinación Durán Barba + Tinelli + violar la ley electoral con decenas de millones de pesos invertidos (hasta cuestionado por el mismísimo Maurice) tuvo un efecto arrasador: se votaron personajes -que incluso fueron a votar con el ser humano real, rompiendo la veda electoral- y no personas, y no ideas, y no proyectos. Pero eso también lo veremos en otros análisis electorales.

¿Qué puede haber de bueno en una derrota moderada -no dura como la plantea Clarín- del kirchnerismo? Bueno, antes que nada hagamos un viajecito en el tiempo y recordemos las condiciones en las que Néstor Kirchner en 2003: asume con un 22%, con una legitimidad cuestionada por el abandono de la rata en el ballotage y con un amplio desconocimiento de la sociedad sobre su persona. Y esa fue su fortaleza, aquella que le permitió de esa nada conquistar a la opinión pública llegando a más del 70% de apoyo a las medidas que tomó entre el 2003 y el 2005 (Corte Suprema, derogación de las leyes de impunidad, purgas policiales, etc, que le valieron complots y amenazas).

La teoría de quien escribe estas líneas es que estas medidas fueron llevadas a cabo por pragmatismo más que por una cuestión de convencimiento y he ahí lo que llevó al Gobierno a ser lo que fue durante aquel período. Luego vino el enfrentamiento contra "el Padrino" (Cristina dixit) y el pragmatismo llevó al Gobierno a absorber al otrora enemigo. A partir de ahí, dados los resultados de las elecciones de 2005, el gobierno fortalecido emprendió otro rumbo, como hemos dicho aquí reiteradas veces la percepción es que se dedicó más a jugar al teg que a transformar al país.

Y luego llegó 2006 en el cual este Kirchner fortalecido puso toda la carne al asador para apoyar la reforma constitucional en Misiones con el fin de permitir la reelección indefinida de Rovira. Y perdió. Y acto seguido se retractó de los apoyos a las reelecciones indefinidas como la de Fellner y la de Solá, y terminó de cerrar el tema de la Corte Suprema que había dejado abierto. Es decir, se jugó y luego leyendo políticamente los resultados volvió sobre sus pasos para fortalecerse.

Luego asumió Cristina y parimos el conflicto agrario que paralizó la actividad económica del país por cuatro meses y llegó hasta el punto en el que parecía que todo se caía. Y salió de esa situación recuperando los aportes de los trabajadores, reestatizando Aerolíneas y con una ley de servicios audiovisuales que todavía se sigue debatiendo. Entonces, lo que podemos ver es que ante cada golpe el Gobierno escucha, medita y sale con dos pasos para adelante. Lo hace por necesidad, por supuesto, pero lo hace. Y pareciera que los avances son en proporción al golpe recibido. Simplificando: cuando el gobierno está fortalecido sale por derecha y, cuando está debilitado, por izquierda.

Entonces llegamos a estas elecciones en donde el gobierno recibió otro golpe más y la hipótesis que barajamos desde este lado de la pantalla es que probablemente este período que se inaugura con la derrota electoral devenga en políticas que apunten a relegitimar al oficialismo, a entusiasmar a la sociedad. Si hay algo que no se le puede negar al kirchnerismo es su astucia, y ese pragmatismo militante en situaciones de debilidad beneficia al país. No podríamos predecir por dónde vendrán las medidas, un buen principio sería recuperar la legitimidad de las estadísticas oficiales que es un escándalo por donde se lo mire. Pero seguramente el factor sorpresa sobrepasará cualquier intento de predicción que hagamos desde la tribuna.

Un tropezón no es caida podría ser el lema de un oficialismo ya que ha dado sobradas muestras de su capacidad de reinventarse ante cada golpe, y desde aquí esperamos que esta derrota se traduzca en políticas que apunten a transformar al país en la dirección que desde el campo Nacional y Popular esperamos.

2 comentarios:

Diego F. dijo...

Muchas gracias por la cita. Lo gracioso es que me he comido cada puteada (por parte de ks y antiks por igual) por publicar eso (como se ve por ejemplo en los comentarios de ese post, o en algún blog que me tildaron de imbécil) y ahora parece que al final venía por allí la cosa. En fin, te agradezco de vuelta la cita y esperemos vaya para adelante la ley tan "polémica" como dice el instrumento musical de viento.
Abrazo!

Mery dijo...

Buenísimo posteo y también el comentario de Diego. Genial, tal cual, vos reafirmás las conquistas, sobre la base de las dudas confirmadas luego de Diego. Esta genial, cariños mery. Es muy inteligente la puesta en escena.