martes, 8 de junio de 2010

El rol del periodismo en las democracias actuales


Quiero transcribir algunas frases que se encuentran en "Pensar la comunicación: punto de vista para periodistas y políticos" de Dominique Wolton. Creo que son interesantes para reflexionar sobre el rol y el nivel del periodismo en la actualidad:

Ayer (...) la legitimidad de la prensa y del periodismo constituía un combate en el mismo sentido que se llevaba a cabo por la democracia (...) Muchas veces la prensa supo incluso hacer presión, por intermedio de la opinión pública, para obtener lo que quería del poder político (...) el combate se ganó (...) triple victoria:
  • Victoria política: los periodistas y la información se encuentran en el corazón de toda democracia, la realidad de las relaciones de fuerza no ponen en duda esta conquista
  • Victoria técnica: ayer, producir información era una hazaña. Hoy en día todo es técnicamente posible (...) el sueño de saber todo acerca de todo, lo más rápido posible, para la gran mayoría, se volvió una realidad
  • Victoria económica: la información y la comunicación se volvieron uno de los sectores más lucrativos de nuestras economías
¿Por qué entonces, todo se complica? Porque la mayoría de los actores continúan argumentando y combatiendo como si estuvieran todavía en el siglo pasado (...) Los periodistas piensan los problemas de información con los ojos de ayer (...) como si la relación de fuerza con el poder político todavía fuera frágil. Las contradicciones no están ligadas a la falta de libertad, sino a las dificultades vinculadas con su abuso, sobredosis de información, errores ligados a la competencia desenfrenada entre los medios, falta de profesionalismo de los periodistas, ritmo demasiado veloz de la producción de información...

La prensa, en lugar de asumir una cierta autocrítica ligada a los errores de su propia victoria, hace como si todavía estuviese amenazada en su existencia legal. Se presenta frágil como en 1850. (...) En lugar de reconocer que el problema no es hoy en día la libertad política de información sino el peso de la economía y de sus efectos sobre la libertad de información, la prensa persiste en querer batallar en el plano político y perder en el plano económico, títulos, periódicos, estaciones de radio y, mañana, canales de televisión y nuevos medios, que pasan de un propietario a otro, a merced de las concentraciones y de las fusiones. En lugar de admitir que la dificultad actual es la condición de la información en un universo saturado de información, la prensa actúa como si la información fuese un bien escaso(...) Habla de sus derechos para no tener que hablar de sus deberes, se ve en el espejo retrovisor del pasado para no reflexionar sobre las obligaciones ligadas a sus victorias...
La prensa occidental (...) no percibe el lento pero inexorable movimiento de pérdida del favor de la opinión pública hacia ella. Los periodistas se consideran todavía los valientes caballeros de la verdad en el combate épico de la información del siglo pasado, e ignoran las contradicciones ligadas a su propio poder...

La cuestión que se plantea es saber cómo salvar los valores de libertad y de emancipación que se encuentran subyacentes en la historia de la lucha por la información y la comunicación. La solución consistiría en hacer lo inverso de lo que generalmente se propone. Aminorar en lugar de acelerar, organizar y racionalizar en lugar de adquirir volúmenes de información, reintroducir intermediarios en lugar de suprimirlos, regular en lugar de desregular.

Hasta acá Wolton.