viernes, 6 de noviembre de 2009

Los medios y la "sensación de inseguridad" II


En un libro llamado "Fronteras globales"(Lila Luchessi y María Graciela Rodríguez coord.), se aborda el tema de la inseguridad y los medios de comunicación.

Los autores comparan la curva del Índice de Violencia Social Percibida (IVSP) con la curva de delitos reales según los datos de la Dirección Nacional de Política Criminal (DNPC) del Ministerio de Justicia de la Nación. El IVSP lo calculan de acuerdo a la cantidad de páginas dedicadas a noticias referidas a crimen e inseguridad, puntaje diferencial según la ubicación de la noticia en el periódico (no es lo mismo que salga en tapa que en la pagina 34), puntaje diferencial según el tipo de delito publicado (en estudios con grupos focales se les pidió a los participantes que se puntuaran de 1 a 10 la “gravedad” y el grado de temor atribuidos a diferentes tipos de delitos). Los medios analizados fueron:

Clarín, La Nación, Ámbito financiero, Página 12 y la revista Noticias.


Allí se compara una tabla en la que se enumeran los delitos denunciados en un periódo de 2 años, y la "sensación de inseguridad" (IVSP) que sufre la población en el mismo periódo de tiempo. Es interesante ver cómo la curva de delitos denunciados se mantiene de forma constante, es decir, no varía demasiado en todo ese periódo. Sin embargo, la "sensación de inseguridad" sí sufre variables repentinas. Hay momentos en los que se percibe una situación calma, y otras en las que parece ser que se viviera en épocas de guerra. Cabe destacar que la variación de la "sensación de inseguridad" va de la mano con la cobertura mediática respecto de asuntos delictivos. Si los medios se dedican a reflejar innumerables casos de inseguridad, se percibirá una sociedad más violenta, se vivirá con más miedo; si los medios se atienen a transmitir eventos deportivos, o temas vinculados al ambiente del espectáculo, el miedo y la "sensación de inseguridad" bajan.

Dejo,

Por último un párrafo que me interesa resaltar:

“Cuando los medios conceden primacía a lo personal frente a lo impersonal, a los nombres por sobre las cosas, a los actores por sobre los actos (Lapham, 1996), colaboran en la edificación de un espacio público de características menos reflexivas y más emocionales (De Bray, 1995) (…) el hecho de que la cobertura mediática de la violencia se realice fundamentalmente a través de “casos testigos” (…) produce impresiones e identificaciones duraderas que podrían dar lugar al aumento de la desconfianza interpersonal, de la tendencia al retraimiento social y de la demanda por contar con fuerzas de seguridad más “duras” para garantizar la protección colectiva.”


En fin, el que desee comprar el libro lo venden en "La Crujía", Tucumán 1999 y para los que no estan en la CABA, averigüen en este sitio

3 comentarios:

Mery dijo...

Increíble desmediatizado mi mentor blogger, muy bien contado y el párrafo elegido no tiene desperdicios, nunca más oportuno para estos tiempos de histéria colectiva.
saludos nos vemos pronto.

Ricardo dijo...

Excelente el post y el párrafo que mencionás al final.
Se agradece la recomendación.

Saludos.

Luis Quijote dijo...

¿Que pasaría en los medios si apareciera en nuestro país un Arpaio; Joe? <=Clic

¿Que opinarían los ciudadanos argentinos?
¿Lo tildarían de "mano dura" o "gatillo fácil"?

Quien conozca como viven en un centro de detencion, ¿puede negar esa realidad?

Estaría bueno un debate como en el post anterior.

PD: ¿La "moderación de comentarios" no limita las respuestas inmediatas a otro comentarista?
En mis varios blogs no tengo siquiera la palabra de verificación, y me resulta placentero responder a los pocos desubicados. Es mi humilde opinión.