sábado, 9 de agosto de 2008

Disgregación política

Las descomposiciones que se están llevando a cabo hoy en día en los distintos partidos políticos de nuestro país, e incluso en el mismo Gobierno Nacional, serán de una gran importancia en relación con las elecciones legislativas del año que viene y con la futura vida política del país.
Por un lado, pese al desgaste del oficialismo, se mantiene de manera cada vez más sólida, el PJ, más que por voluntad propia, se afirma por la ineficacia, ineficiencia e inoperatividad de todo lo que no sea peronismo. A su vez, claro, el peronismo cuenta con dos grupos bien marcados: Los K y los anti K. Dentro de este último grupejo, distinguimos 2 posiciones más: los anti K duros (los que hagan lo que hagan los K, ellos harán lo contrario) y los semi-duros ( donde se encuentran personas que no son reacias al cambio, y en alguna que otra política o proyecto apoyan a los K).
En el Gobierno Nacional, Julio Cleto, distanciado del Ejecutivo Nacional por su voto no positivo, está buscando sumar apoyos de grupos no kirchneristas y a su vez, está buscando retener a la mayor cantidad de "radicales K cobistas" de su lado. Recordemos que el radicalismo también se encuentra dividido entre radicales K y radicales anti K y que tras la votación en el Senado de la R125 también se fraccionó el grupo de radicales K, entre radicales K cobistas y radicales K oficialistas, valga la redundancia.

*Gráfico: Los círculos blancos corresponden a partidos como laCC, el PRO, Proyecto Sur,etc. Partidos que no lograron capitalizar el desgaste oficial en apoyo al propio partido. También incluí a la gran masa apolítica de nuestro país (que oscila entre un 12% y un 19%), que, a pesar de su deseo y voluntad apolítica, desempeñan un rol político, porque así es la democracia, de ella no se puede escapar, los que no quieren jugar su juego lo juegan igual. Pero no nos adentraremos en eso por este momento...