lunes, 1 de septiembre de 2008

La política de la "no política"

Hace tiempo en nuestro país, los gobernantes no recibían ninguna retribución pecuniaria a cambio de sus labores para llevar a cabo las tareas de lo que sería hoy un gobernador, un senador, un diputado. De esta manera,se dejaba de lado a un sinnúmero de hombres y mujeres de la participación política. Es decir, sólo podían desarrollar dichas tareas los miembros de familias opulentas, que tenían la posibilidad de no vivir pendientes de su trabajo y gozaban de tiempo libre para dedicarselo a otro tipo de actividades, como por ejemplo, la acción política.
Tardíamente, se impulsó en nuestro país, la reforma para que exista una retribución monetaria para las tareas políticas, y así las puedan desarrollar hombres y mujeres de variadas clases sociales, y así dejara de ser un asunto exclusivo de las familias más pudientes.
Hoy en día, pareciera que toda la política es sucia y corrupta(eso nos quieren hacer creer), generando así masivos rechazos a todo este tipo de actividades , sin aclarar que siempre existirá la acción politica y que si se quiere mejorar la situación actual es menester intervenir en ella, comprometerse. Se piensa que todo ciudadano que participe en política como ciudadano y no como político, lo hará guiado por un espíritu altruista y bonachón, olvidando que al igual que muchos políticos, disfraza sus intereses (en estos casos bajo la premisa del ciudadano cansado de ser embaucado por la clase política corrupta). Es la política de la "no política", la cual promovió a Nito Artaza como hombre comprometido por los ahorros de "todos los ciudadanos" , o a Blumberg como hombre capacitado para que haya más seguridad, la cual debía combatirse con penas más severas, o a De Angeli como laburante inalcanzable que lucha por un campo que sea redituable, ya que según él, están perdiendo dinero.
Es la política del Mercado. Martín Barbero lo explica mejor: "...el Mercado permea no sólo a la sociedad, sino también las explicaciones sobre la sociedad". El Mercado no quiere políticos, ya que los políticos suelen intervenir en el Mercado, entonces se los desprestigia. Por eso Macri es "vecino" o "buen administrador" y no político, por eso es que Bonelli le dice a D'elia que Clarín es "elegido por la gente", basándose pura y exclusivamente en un patrón: el consumo; porque hoy el Mercado nos comió, hasta el punto de que es allí donde especulación va, especulación viene, se terminan estableciendo los precios de los alimentos que a su vez determinarán si millones de familias almuerzan o cenan, o siguen con el estómago vacío.
La vindicación de los políticos es el paso previo que se debe tomar para llevar a cabo cambios estructurales en cualquier país, para eso se debe dejar de lado la "no política".

4 comentarios:

Mauri dijo...

Yo no me comprometeria tanto con una vindicacion de los politicos en general, pero si con Lo Politico, con la idea de que hya que intervenir en Lo Politico.
Esa idea - de la politica como cosa sucia -la gesto la Dictadura y termino de madurar con Menem.Antes de eso, involucrarse en politica era apasionante, fuente de alegria e intensidad.Con la revolucion del 2001 y el pelotudisimo "q se vayan todos" esta idea queda definitivamente arraigada en las capas medias de la poblacion.
A toda esta gigantesca operacion mental, la llamamos Derrota Cultural y que tiene como eje central- entre otras siniestras cosas-la idea de q intervenir en Lo Publico para Transformarlo , es sucio, peligroso y exige la formacion de una maffia que te contenga.Asi, quienes pensamos lo contrario somos "setentistas".Dºelia es el mejor ejemplo de como opera este dispositivo que logra transformar a un luchador social en un pegador callejero.Obvio, en los 70s, si no militabas eras un descolagdo del techo.Hoy si militas, sos un anacronico.
Asi y todo, la gente interviene, opina y vota, demostrando en los hechos que este discurso puede ser demolido ladrillo x ladrillo.
Las ideas y preconceptos que encarcelan los pensamientos de las personas solamente vuelan y toman altura con las revoluciones.
Y si bien la revolucion del 2001 instalo entre otras cosas la idea de un agenda antineoliberal,no termino de demoler este pesado muro de la antipolitica, que no deja ni permite la movilizacion de las personas en la busqueda de sus propias soluciones.
Es decir hay que preparar otra revolucion mas.Una que vuelva a sacudir la estanteria donde estan depositadas todas esas estupidas ideas que nos traban.
Saludos.

No dijo...

Exacto, es algo cultural y lo más importante es que, sobre todos los jóvenes, se den cuenta de que hacer política no es malo en sí, como muchos hoy piensan

la cuestión argentina dijo...

Creo que hoy más que nunca, por la disputa con el campo, los juicios, la labor mediática llenando de miedo y caos; si no hacemos uso de la historia y la política, la hacen ellos. De la forma que sea.
En rosario grabamos una conferencia de Buzzi(con preguntas de estudiantes). Se nos están cagando de risa en la cara.
saludos
Pd: hay una bandera en la cancha de river que dice "basta de política"
www.lacanocookistas.blogspot.com

MONA dijo...

Se ha instalado en nuestro País una creencia que pone en la Política, lo malo, lo peor, la causa de todos los males. Esta postura no es ingenua. Actúa como un círculo vicioso. A mayor ejercicio de la política, mayor reclamo; en función de dichos reclamos, y de las resistencias a las nuevas políticas, se operan nuevas medidas que hacen crecer la resistencia.
Esta creencia, instalada sin razonamientos que la avalen en la subjetividad de los ciudadanos, recepta las noticias de los medios sin someterlas a análisis crítico. Entonces, resulta lógico que mucha gente vea corrupción en todos los políticos y en todo lo que tenga que ver con el Estado.
Es la ausencia de los razonamientos; es el desconocimiento de la imposibilidad de carecer de políticas, y por ende de políticos. Es la ambivalencia, de compromiso ciudadano para acusar con des-compromiso para construir.
Es éste el fundamento de la conveniencia (para algunos, pero apoyados por ciertos sectores) que las empresas pasen a manos privadas... Mientras esas empresas obtengan ganancias inmensas, no hay problemas; pero en cuanto se enfrenten a inconvenientes, presionan a los políticos en el gobierno, los acusan de incompetentes, o de corruptos... frenan la intervención del Estado, manipulan el mercado, se plantean destituciones varias.
Esto no es inocente... esto tiene su correlato en el mote que nos adjudicamos de "país bananero". Efectivamente eso pasa en los países bananeros: ganan re bien con las bananas, pero solamente eso venden... y como no producen nada más, necesitan comprar todos los elementos a los países desarrollados. Pero… ¿quiénes son los que pueden consumir? Solamente los productores de es cultivo único.
¿No es el mismo esquema de La Forestal?
¿No ven cierto paralelismo con nuestros granos?
A alguien le conviene que seamos productores primarios, y que ésos ganen muy bien, para tener clientes para toda la industria del mundo desarrollado. De paso, con la soja, el primer mundo soluciona el problema del combustible.
Saludos!!!